Aristóteles. Política

Aristóteles
Política
Traducción, introducción y notas de Patricio de Azcárate

El Estado es algo natural porque es el desarrollo de facultades específicamente humanas. Si sólo existiera la familia, se satisfarían los instintos del alimento, la procreación y el afecto, instintos que apenas separan al hombre del animal. No sería entonces posible saber cuánto puede dar de sí el ser humano, como no es posible saber cuál es la capacidad de una buena semilla de trigo hasta que llega el verano y madura una espiga apretada. Es preciso todavía que se desarrolle la palabra, algo de lo que solamente el hombre está dotado. Hay también otros animales que son gregarios y todos tienen voz, pero a su través sólo les es posible transmitir sensaciones de dolor o placer, que son manifestaciones de su propia subjetividad, pero no cualidades objetivas de la realidad. Pero la palabra, el discurso y la razón son instrumentos naturales para descubrir y expresar la naturaleza. Su misión es decir la verdad de las cosas. Mientras los animales duermen su sueño subjetivo y les es casi imposible acceder a nada que les sea común, la realidad se muestra al hombre en el discurso. Y, en particular, se le muestra el sentido del bien y del mal, de lo justo y lo injusto, de lo conveniente y lo perjudicial, que son elementos de esa otra cosa natural que es la comunidad humana o comunidad política.

Libro impreso: US UK DE FR ES IT JP

Para leer en Kindle: US UK DE FR ES IT NL JP BR CA MX AU IN 


Share