Balmes. El protestantismo comparado con el catolicismo

Balmes, J.
El Protestantismo comparado con el Catolicismo en sus relaciones con la civilización europea. I

El Protestantismo comparado con el Catolicismo en sus relaciones con la civilización europea … es la obra más célebre de Balmes, la mas leída en su tiempo, y ahora la que interesa a mayor número de espíritus cultos, la que por su carácter mixto de historia y filosofía abarca un círculo mas vasto y satisface mejor los anhelos de la cultura media, que no gusta de separar aquellas dos manifestaciones de la ciencia y de la vida. El instinto certero de los lectores no se ha equivocado sobre la verdadera trascendencia de la obra de Balmes, cuyo título no da exacta idea de su contenido. No es una refutación directa del Protestantismo ni una historia de sus evoluciones, asunto de poco interés en España, donde la teología protestante es materia de pura erudición, que entonces sólo cultivaba algún bibliófilo excéntrico, como don Luis Usoz. Balmes había estudiado a los grandes controversistas católicos, especialmente a Belarmino y Bossuet, pero le fueron inaccesibles los primitivos documentos de la Reforma, las obras de los heresiarcas del siglo XVI, y para su plan le hubieran sido inútiles, porque no escribía como teólogo, sino como historiador de la civilización, y no estudiaba el protestantismo en su esencia dogmática ni en la variedad de sus confesiones, sino en su influjo social. (Menéndez Pelayo, M.)

Libro impreso: US UK DE FR ES IT JP

El Protestantismo comparado con el Catolicismo en sus relaciones con la civilización europea. II

Como sacerdote y filósofo cristiano que era, Balmes estaba seguro de que el último punto de referencia de la vida humana es la dimensión religiosa y trascendente. Pero no se trataba solo de eso, de una verdad que alienta la esperanza en la salvación más allá de la muerte, sino también de que el progreso mundano del hombre no puede tener lugar sin la religión. Por esto defiende la fe católica como una religión de cultura, superior a las otras que hay junto a ella o que se han escindido de ella. Sin una u otra religión los proyectos que el hombre se fija carecen de base y fundamento, porque él no es un ser que se limita a estar en el mundo, sino que no se resigna a estar para el mundo. Un hombre completo es aquel que somete su inteligencia a la verdad, su voluntad a su inteligencia y ambas a la moral, que somete asimismo sus inclinaciones a su inteligencia y su voluntad, y todo ello dirigido y elevado a la religión. Este es el hombre completo, que no vive en el cielo, sino en el suelo, que tiene que impregnar de sus aspiraciones. No otro es el aspecto civilizador del catolicismo.

Libro impreso: US UK DE FR ES IT JP

Share