Conde de Toreno

José María Queipo de Llano, Conde de Toreno

Historia del levantamiento, guerra y revolución de España. I 

La turbación de los tiempos, sembrando por el mundo discordias, alteraciones y guerras, había estremecido hasta en sus cimientos antiguas y nombradas naciones. Empobrecida y desgobernada España, hubiera, al parecer, debido antes que ninguna ser azotada de los recios temporales que a otras habían afligido y revuelto. Pero, viva aún la memoria de su poderío, apartada al ocaso, y en el continente europeo postrera de las tierras, habíase mantenido firme y conservado casi intacto su vasto y desparramado imperio. No poco, y por desgracia, habían contribuido a ello la misma condescendencia y baja humillación de su gobierno, que, ciegamente sometido al de Francia, fuese democrático, consular o monárquico, dejábale éste disfrutar en paz hasta cierto punto de aparente sosiego, con tal que quedasen a merced suya las escuadras, los ejércitos y los caudales que aun restaban a la ya casi aniquilada España.

Historia del levantamiento, guerra y revolución de España. I I

Otro rumbo hubiera convenido tomase el Rey (Fernando VII) a su vuelta a España, desoyendo dictámenes apasionados, y adoptando un justo medio entre opiniones extremas. Érale todo hacedero entonces, y hubiérase Fernando colocado, con tal proceder, junto a los monarcas más gloriosos e insignes que han ocupado el solio español. El trasmitir fielmente a la posteridad los hechos sucesivos de su reinado y sus desastradas consecuencias, será digna tarea de más elocuente y mejor cortada pluma. Detiénese la nuestra aquí, cansada ya, y no satisfecha de haber acertado a trazar la historia de un periodo, no muy largo en días, pero fecundo en sucesos notables, en actos heroicos de valor y constancia, en victorias y descalabros. ¡Quiera el cielo que suministre su lectura provechosos ejemplos de imitación a la juventud española, destinada a sacar a la patria de su actual abatimiento, y a colocarla en el noble y encumbrado lugar de que la hizo merecedora el indomable empeño con que supo entonces contrarrestar la usurpación extraña, y contribuir tan eficaz y vigorosamente al triunfo de la causa europea!


Share