Égloga de la Natividad

Yanguas, H. L. de
Égloga de la Natividad

De origen posiblemente soriano (1487?-?), este sacerdote o profesor utilizó el modelo dramático navideño heredado de Encina y Lucas Fernández, pero lo adaptó a las necesidades de la fiesta del Corpus Christi. Desde la Égloga de Navidad, en que la huella de los dramaturgos salmantinos sigue manifiesta, hasta la Farsa sacramental, de la que sólo conocemos algunos fragmentos, se ha producido un salto cualitativo en que un personaje da la explicación del misterio eucarístico. Ese es, probablemente, su mayor interés histórico, ya que aún no recurre al uso de las figuras alegóricas características de los autos sacramentales posteriores. Sí utiliza dichas figuras en la Farsa del mundo y moral, obra catequística destinada a ser representada el día de la Asunción. López de Yanguas sale de la preocupación religiosa para entrar en el terreno de las relaciones políticas en la Farsa de la concordia, escrita poco después de la paz de Cambray (1529) firmada por Francia y España. Las figuras morales -Justicia, Paz, Guerra, Mundo, Tiempo, etc..- son los personajes que soportan la escasa dramaticidad de la pieza. (Hermenegildo, A., El teatro del siglo XVI, Madrid, 1994)

Libro impreso: US UK DE FR ES IT JP
Para leer en Kindle: US UK DE FR ES IT NL JP BR CA MX AU IN


 

Share