Gabriel Miró. El obispo leproso

Gabriel Miró Ferrer (1879 – 1930) cultiva la prosa impresionista. No hace uso de los sonidos para lo que quiere sugerir, como sus iguales de Francia, sino de las estampas pictóricas. Se solaza en los paisajes, abunda en epítetos, utiliza palabras llenas de color local. Su realismo se evapora en un idealismo de campos, veredas, montes, sol y luna. Pertenece a una escuela, si es que él mismo no es su propia escuela, que gusta de adornar sus argumentos con ribetes de misterio, sin importar lo que pierda de descripción de lo real. Su prosa es delicada, a veces rebuscada, y siempre exquisita, demasiado exquisita. No pronuncia frases. Las cincela. Las inunda de musicalidad. Lo suyo es lírica en prosa que busca dirigirse al alma del lector desde el alma propia.


Gabriel Miró
El obispo leproso
El obispo leproso
 sigue a Nuestro Padre San Daniel. Un prelado que sufre la terrible enfermedad y abriga un amor platónico secreto por Paulina, sirve de pretexto para adentrarse en la vida de Orihuela, que aquí se llama Oleza. El argumento se compone de unos cuantos episodios sin conexión entre sí, estampas sueltas que se enlazan de un modo u otro con el palacio episcopal en que se halla resignado a su suerte el obispo. Las estampas hablan de la vida tranquila y sin sobresaltos de Oleza: Paulina vive sometida a su marido y, sobre todo, a su terrible, viciosa e histérica cuñada Elvira, su hijo posee una energía de carácter que brilla por su ausencia en la madre, y está enamorado de la esposa del ridículo don Amancio, Fulgencia, la cual se halla sumida en obsesiones eróticas que confunde con arrebatos místicos, el señor deán se dedica a la caligrafía, etc.
De esta novela dijo Ortega y Gasset que “Buena o mala…, la obra de Miró es un libro espléndido, reverberante, recamado de luces y de imágenes, hasta el punto que casi ha de leerse con la mano en visera, amparando los ojos…”

Libro impreso: US UK DE FR ES IT JP

Para leer en Kindle: US UK DE FR ES IT NL JP BR CA MX AU IN


 

Share