Gabriel Miró. Figuras de la pasión del Señor

Gabriel Miró Ferrer (1879 – 1930) cultiva la prosa impresionista. No hace uso de los sonidos para lo que quiere sugerir, como sus iguales de Francia, sino de las estampas pictóricas. Se solaza en los paisajes, abunda en epítetos, utiliza palabras llenas de color local. Su realismo se evapora en un idealismo de campos, veredas, montes, sol y luna. Pertenece a una escuela, si es que él mismo no es su propia escuela, que gusta de adornar sus argumentos con ribetes de misterio, sin importar lo que pierda de descripción de lo real. Su prosa es delicada, a veces rebuscada, y siempre exquisita, demasiado exquisita. No pronuncia frases. Las cincela. Las inunda de musicalidad. Lo suyo es lírica en prosa que busca dirigirse al alma del lector desde el alma propia.


Gabriel Miró
Figuras de la Pasión del Señor
Figuras de la pasión del SeñorLa obra está narrada en primera persona. Los personajes salen del Evangelio. Se dedica en gran parte a penetrar en el interior de Cristo Nuestro Señor para contar sus congojas. También el paisaje es protagonista. Los campos, las casas, los sembrados, los montes, se abarrotan y bullen ante la mirada del lector, que, junto al autor, viaja en una caravana pascual por el campo levantino.
Versión Kindle según países:
US UK DE FR ES IT NL JP BR CA MX AU IN
Enlace a libro impreso


 

 

Share