Gabriel Miró. Los amigos, los amantes y la muerte

Gabriel Miró Ferrer (1879 – 1930) cultiva la prosa impresionista. No hace uso de los sonidos para lo que quiere sugerir, como sus iguales de Francia, sino de las estampas pictóricas. Se solaza en los paisajes, abunda en epítetos, utiliza palabras llenas de color local. Su realismo se evapora en un idealismo de campos, veredas, montes, sol y luna. Pertenece a una escuela, si es que él mismo no es su propia escuela, que gusta de adornar sus argumentos con ribetes de misterio, sin importar lo que pierda de descripción de lo real. Su prosa es delicada, a veces rebuscada, y siempre exquisita, demasiado exquisita. No pronuncia frases. Las cincela. Las inunda de musicalidad. Lo suyo es lírica en prosa que busca dirigirse al alma del lector desde el alma propia.


Gabriel Miró
Los amigos, los amantes y la muerte
En “Los amigos, los amantes y la muerte” se concita una excesiva acumulación de acontecimientos y personajes que hace de esta obra una novela compleja. Los hilos secundarios se entrelazan con la trama principal, que trata de los avatares por los que pasan dos amantes. La fría luz de la luna riela como anticipo de la muerte.

 

 

Para leer en Kindle: US UK DE FR ES IT JP

Para leer en Kindle: US UK DE FR ES IT NL JP BR CA MX AU IN

 


Share