Gabriel Miró. Nómada

Gabriel Miró Ferrer (1879 – 1930) cultiva la prosa impresionista. No hace uso de los sonidos para lo que quiere sugerir, como sus iguales de Francia, sino de las estampas pictóricas. Se solaza en los paisajes, abunda en epítetos, utiliza palabras llenas de color local. Su realismo se evapora en un idealismo de campos, veredas, montes, sol y luna. Pertenece a una escuela, si es que él mismo no es su propia escuela, que gusta de adornar sus argumentos con ribetes de misterio, sin importar lo que pierda de descripción de lo real. Su prosa es delicada, a veces rebuscada, y siempre exquisita, demasiado exquisita. No pronuncia frases. Las cincela. Las inunda de musicalidad. Lo suyo es lírica en prosa que busca dirigirse al alma del lector desde el alma propia.


Gabriel Miró
Nómada
Nómada
Ambientada en el medio rural, el protagonista de esta novela es un hidalgo venido a menos, Don Diego Alcalde de Jijona, que ha perdido a su mujer y a su hija por causa de una enfermedad y vive en soledad. No sabiendo en qué dar, se entrega al despilfarro de dinero, a la lujuria y a toda clase de sensualidades. Tratando de huir a no se sabe dónde, viaja por España y Francia, pero, vencido por la propia vida, regresa a su tierra natal: “todo me da igual”, dice para rematar su periplo de aventuras.
Narrada en tercera persona, “Nómada” comienza, como pedía el clásico, “in medias res”, por lo que el lector hallará un salto en el tiempo que parece interrumpir el normal decurso de los hechos, que aparecen como sucediendo por casualidad, sin conexión entre sí. El recurso habitual de Miró a la elipsis apenas oculta la ironía y espíritu burlón de esta novela.
Versión Kindle según países:
US UK DE FR ES IT NL JP BR CA MX AU IN
Enlace a libro impreso


 

Share