Guevara. El diablo cojuelo

Guevara, Luis Vélez de,
El diablo cojuelo

El_diablo_cojuelo_Cover_for_KindleLuis Vélez de Guevara fué tan pobre, que bien puede dudarse si en algún tiempo de su vida llegó a tener dos trajes en mediano uso. No fue así su inteligencia creadora. Su novela más famosa es, desde luego, “El Diablo Cojuelo”, pero escribió más de cuatrocientas obras teatrales, de las que se conservan si acaso un centenar. En ellas mostró ser uno de los más aventajados discípulos de Lope de Vega, en quien se inspiró con tanto acierto que a veces resulta difícil pensar que algunas de sus obras no hayan salido de la pluma del maestro. Sobre “El diablo cojuelo” dijo don Enrique Nercasseau y Morán, en su discurso de recepción leído ante la Academia Chilena, correspondiente de la Española, el día 21 de noviembre de 1915: “La novela toda de Vélez de Guevara-dijo-es una sátira cortés de la sociedad de su tiempo, felicísima en la mayor parte de sus cuadros, y no afeada por la licencia y crudeza tan comunes en las novelas de la época. “El diablo Cojuelo” sería una narración clásica de primer orden, y aun leíble hoy día, si no la deslustrara el conceptismo, y si no se hallara sobreabundante en equívocos y frases convencionales de difícil o imposible comprensión en nuestra era. Aun después del trabajo llevado a cabo por don Adolfo Bonilla y San Martín en su edición de Madrid de 1910, la novela de Vélez de Guevara queda aguardando un comentario que la explique y la ponga al alcance general.” Ese comentario que el señor Nercasseau echaba de menos es el que, con temeridad que no puede buscar disculpa en la inexperiencia de los pocos años, he intentado en la presente edición. ¿Habré conseguido darle cima? Nuestro señor el público lo dirá: a su inapelable fallo me someto gustoso.

Enlace a libro impreso


Share