Guillén de Castro. El curioso impertinente

Guillén de Castro
El curioso impertinente

Fué Guillen de Castro íntimo amigo de Lope de Vega, y su más fervoroso admirador y discípulo en el arte dramático. Nos quedan de él unas 50 piezas teatrales, algunas cómicas, como Los mal casados de Valencia y El Narciso en su opinión, que inspiró a Moreto El lindo Don Diego; llevó al teatro dos episodios del Quijote: El curioso impertinente” y el pasaje de Fernando y Dorotea; pero su gloria está en sus dramas basados en los romances populares: El conde de Atareos, El conde Dirlos, y, sobre todo, en los dos dedicados al Cid: Las mocedades y Las hazañas del Cid. Claro que el Cid de Guillen de Castro no es el de los Cantares de gesta, sino el Cid que concebía la imaginación más culta y refinadamente caballeresca del pueblo a principios del siglo XVII.

La obra toma título y asunto de la obra que Cervantes intercaló en la primera parte del Quijote, pero Guillén de Castro hace que la trama sea más compleja, más matizada la caracterización de los persojanes y más verosímiles las situaciones en que se hallan los individuos, modificando también el desenlace en aras de la justicia poética. 

Libro impreso: US UK DE FR ES IT JP



Share