Guillén de Castro. El Narciso en su opinión

Guillén de Castro
El Narciso en su opinión

El Narciso en su opinión se escribió entre el año y 1612 y el 1615. Se considera como el precedente de la comedia de figurón, que se desarrolló en la segunda generación de dramaturgos barrocos. Constituyó la fuente de inspiración de El lindo don Diego de Agustín Moreto y Cabañas.
El argumento trata de Pedro, el padre de Brianda, a la que quiere casar con uno de los primos de ella. Si embargo, Brianda no ama a ninguno. Para no tener que contraer matrimonio forzado consigue que su criada se disfrace de dama y así logra escapra de Gutierre, uno de los primos. Gutierre se enamora de la criada disfrazada, etc. Así da comienzo una comedia de enredo, dotada de un mecanismo complicado, pero riguroso.

Guillén de Castro y Belvís perteneció a una familia distinguida, en cuyo seno nació en la ciudad de Valencia, el año 1569. Su talento, que amaneció ya en su temprana juventud, le procuró la amistad de poetas como Tárrega, Aguilar y Artieda, además de los favores de los poderosos. Siendo un militar de escaso rango, el conde de Benavente le dio el mando de una fortaleza en Nápoles y los duques de Osuna y de Olivares también le hicieron objeto de sus dádivas. Pero, sea por su carácter inconstante, sea por desgracia involuntaria, el caso es que perdió la protección que tan graciosamente se le había brindado, hubo de volver a España y, para dar alimento a su esposa, se vio obligado a escribir obras de teatro. Frecuentó, según parece, la amistad de Lope de Vega y Cervantes.
El año de 1631 fue conducido a la tumba de la mano de una muerte tan pobre que hubo de ser enterrado en el hospital de la Corona de Aragón.

Libro impreso: US UK DE FR ES IT JP 



 

Share