Miser Palomo

Hurtado de Mendoza, A.
Miser Palomo

Seguramente inspirado en el teatro breve de Quevedo, que este autor destinaba a palacio, este entremés de Hurtado de Mendoza, representado el 10 de octubre de 1617, a la vez que El caballero del Sol, de Vélez de Guevara, en las fiestas organizadas por el Duque de Lerma para distracción de la corte de Felipe III, es tal vez el primero en dar el paso de la prosa al verso en este género dramático. El protagonista alude a una letrilla de Quevedo que decía: “Yo me soy el rey palomo yo me lo guiso y yo me lo como”. Unos individuos con defectos físicos, morales o intelectuales pasan ante un examinador (Miser Palomo) como si se tratara del Supremo Juez el día del Juicio Final, lo que da lugar a la exposición de las lacras de los enjuiciados con toda la crudeza. No obstante, los principios cristianos quedan siempre a salvo.

Libro impreso: US UK DE FR ES IT JP
Para leer en Kindle: US UK DE FR ES IT NL JP BR CA MX AU IN


 

Share