Ratzinger: creyentes y ateos

Se piensa que hay dos clases nítidamente separadas: a un lado los que tienen fe y al otro los que no, a los que se suman los agnósticos.

Pero Ratzinger piensa que esa no es la realidad de nuestro tiempo. En su Introducción al cristianismo, cap. 1., “La fe en el mundo de hoy”, presenta al creyente como un náufrago sujeto a un madero flotando en la nada, a punto de hundirse en cualquier momento, intuyendo que la cruz es más fuerte, pero que el vacío amenaza su ser. En un mar de inseguridad se mantiene a duras penas el creyente, diana de todas las impugnaciones y negaciones de su fe. Podría pensarse que el que no tiene fe vive en su increencia sin problemas. Es verdad que él no suele estar cuestionado por los demás, por las ideologías del presente, porque hoy es su posición la que recibe aprobaciones y parabienes, porque él no necesita dar razones de su ateísmo o agnosticismo y goza de la aquiescencia general.

Pero, por extraño que parezca, su destino se entrelaza con el de su opuesto, porque tampoco él vive una vida cerrada sobre sí misma, como la concha que guarda su perla, porque también él, que cree haber cegado para siempre su tendencia a lo sobrenatural, siente el asedio de la duda. Tal vez lo mantenga secreto y oculto ante todo para sí mismo, pero la inseguridad hace acto de presencia una u otra vez. Inevitablemente se habrá de preguntar: ¿será definitivamente cierta mi incredulidad? ¿No habrá otra realidad que esta positiva realidad que el positivismo me muestra?

Como el que tiene fe, sujeto a su madero en el mar, intenta que el agua salada de la duda no entre en su garganta, así el que no la tiene comprende que es imposible no dudar de su incredulidad. No puede menos que poner en tela de juicio esa realidad en que él cree. Piensa que tiene un todo, pero no está tranquilo con su posesión. Una y otra vez se preguntará si no es verdad la fe religiosa.

La amenaza que se cierne sobre el creyente es la incertidumbre, la que se cierne sobre el no creyente es la fe. Ambos viven en la duda, aunque sea de signo opuesto. Ambos viven este profundo dilema que trae consigo el ser hombres. El que expulsa la fe de su vida cae en la cuenta de que no puede expulsarla. O la incertidumbre de la fe o la incertidumbre de la incredulidad.

He aquí lo que les asemeja, la duda, que no es la teatral duda cartesiana, sino otra bien distinta, otra que hunde sus raíces en lo más profundo de un ser humano.

Cuando leí estas cosas de Ratzinger me dije: “este hombre entiende a los hombres del presente”. Yo las traigo hoy a la memoria a modo de modesto homenaje a su persona.

Share
Esta entrada ha sido publicada en Filosofías de (genitivas), Religión y etiquetada como , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Ratzinger: creyentes y ateos

  1. robert duran dijo:

    Y aún así, la duda no es algo tan simple como lo plantea Ratzinger

  2. Tal vez la simplicidad esté en mi exposición de la idea de Ratzinger, que es muy corta.
    Un saludo.

  3. robert duran dijo:

    Supongo que cuando aquí se habla de fe se quiere decir «creer en las palabras de Cristo cuando, según el evangelio, éste murió para redimir los pecados de la humanidad». ¿Acaso el cristianismo no es, en esencia, esta promesa de resurrección? Y ciertamente, esta promesa o se cree o no se cree y se toma como una estafa y una mentira.

    Pero si Ratziger quiere decir que la fe significa «creer en la existencia de un Dios abiótico y antinatural como causa de la vida y la naturaleza toda», entonces tengo mis dudas al respecto. ¿Por qué?

    Bueno, un dios tal no requiere propiamente de la fe cristiana, ni atender al evangelio ni a la Biblia, dado que se puede demostrar sin problemas: lo hizo San Anselmo, Descartes, Spinoza, Leibniz o más recientemente Gödel.

    Ahora bien, tb es cierto que lo que sucede con las demostraciones es que una demostración no es una «verdad de por sí», sino una verdad condicionada a los axiomas sobre los cuales se articula, nada más. Como diría Wittgenstein: una verdad demostrada sólo es fruto de un tipo de juego concreto del lenguaje, poco más.

    Entonces, no es que se crea o no se crea en Dios sino que con la noción de Dios lo que está sobre la mesa más bien es: nos creemos y aceptamos unos axiomas concretos o no nos los creemos y tomamos otros que nos parecen mejor. O en otras palabras, Dios es un constructo mental humano y la cuestión es: ¿hasta qué punto nos resulta necesario para vivir?

    Salta a la vista que para mucha gente, y no necesariamente cristiana (creen en la resurrección de Cristo), la idea de Dios les sabe necesaria para vivir o pensar la realidad (ver Einstein por ejemplo). Y sin embargo, que una idea, como la de Dios, le resulte a muchísima gente necesaria para vivir no demuestra que tal constructo sea el único, definitivo y verdadero; solo demuestra que ciertas personas se ven incapaces de vivir sin agarrarse mentalmente a él. Nada más.

    En fin, interesante todo esto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*